Biografía y datos actualizados de la
Fiesta de Reyes de Juana Díaz

Por: Rafa Rentas

Padre Valentín Echevarría y Padre Ramiro García Rey
"Guardianes de la más bella tradición del pueblo"

Padre Valentín Echevarría tenía sólo 28 años cuando llega a Juana Díaz en 1883. Encontró que la casa parroquial era un espacio en penumbras, y colocó allí en la pared central, un óleo de Fray Manuel Jiménez Pérez, obra del pintor José Campeche. Esta obra, posiblemente, le fue adquirida mientras realizaba sus primeros oficios en la entonces iglesia San Juan Bautista de la capital, pues es allí que se establece a su llegada de España. Luego, fue enviado al pueblo de Aguada. Allí conoció a un tallador de imágenes religiosas de nombre Zoilo Cajigas. El Padre Valentín ya había advertido que el pueblo puertorriqueño entendía ciertas devociones y promesas de tipo religioso. Se reunían en alguna casa para cantar y rezar en cumplimiento de alguna promesa formulada. Los largos y maltrechos caminos no eran obstáculo para cumplir una que otra de éstas ya mencionadas promesas. Se le pedían favores a los santos y a los muertos.
El Padre Valentín también comprendió la magnitud de la obra de Cajigas: después de la Virgen de la Monserrate, la talla más popular era la de los Santos Reyes. Había también escuchado aquella copla popular:
"Paga tu promesa/ como se debía
a Jesús, José y María/ lleno de alegría.
y aquella otra cancioncilla:
!Qué dichosos fueron los Reyes/ que fueron a visitar
a Jesús, José y María/ que se hallaban en el portal!

Mientras Padre Valentín conversaba con la gente más allegada a su alrededor, más se animaba a creer que eran Los Reyes los preferidos de aquella comunidad. Una idea surgió de momento: organizó en el atrio de de la Iglesia un grupo de jóvenes y les explico el motivo de la reunión. Les habló sobre la vestimenta que debían usar. Nos imaginamos, cómo tanto los padres, como el propio sacerdote, resolvían el problema de dicha vestimenta, ante lo precario de la situación económica de entonces. Pero, lo resolvieron. El padre les explicó y les oriento clara, sincera y detalladamente.. Tomaron los diseños que el Padre había  copiado, de Extremadura, Aragón y de su España natal y todo se resolvió.

Surge el primer desfile de Reyes el 6 de enero de 1884.

Tanto el Padre Valentín, como los pastores y el pueblo caminaron hacia la parte norte del pueblo ( hoy calle Comercio final). El desfile se comenzó entonando cánticos que previamente habían ensayado. Terminado el desfile, y ya en la Iglesia, se incluyó en la ceremonia de la Epifanía el himno nacional de España. Esta es una aportación hoy vigente, gracias al Padre Valentín Echevarría. La misma se ha mantenido en su honor.

Así entre altas y bajas, pero con mayor fervor se ha mantenido esta tradición por 130 años. Hacia el año 1940, el Padre Ramiro García Rey le inyecta nuevos bríos a la tradicional festividad, incluyéndole el Dialogo de Reyes y Pastorcitos, acto sencillo que explica la revelación de la Epifanía. Bajo su dirección, hasta su muerte, se incluyó también el himno o Marcha de los Reyes que fue transcrita en 1952 por el conocido músico juanadino, Leonardo Santiago (1905-1968).
Desde entonces, con mucho más entusiasmo, Juana Díaz le imparte a su centenario desfile, una mayor atracción y ya no sólo este acto se considera juanadino, sino que es parte de uno de los acontecimientos más atractivos de toda la Isla. esta fiesta hoy comprende ser la más antigua celebración religiosa-cultural de Puerto Rico; por lo que la consideramos patrimonio nacional de nuestra tierra.

Padre Valentín Echevarría como gestor de ésta ya centenaria tradición y al igual     que todos los subsiguientes párrocos que a través de la historia han regido nuestra parroquia, se entregaron totalmente para darle continuidad y preservar la tradición para la posteridad.  Pero todo ese esfuerzo a través de los años se hizo con voluntarios que se ofrecían para dar la mano, pero nada formalmente estructurado.  Para entonces, no existía un organismo o una organización parroquial con esa responsabilidad ministerial.  Gracias a Dios que nunca faltaron esos seglares comprometidos: don Pedro Flores Ortiz, José Rafael “Tato” Gilot Hernández y otras tantas familias que se suman a tantos propulsores de aquella fiesta desde sus orígenes.

Fue en el año 1978 que se funda el Consejo Juanadino Pro Festejos de Reyes, inc.  Esta organización parroquial, con el aval de la diócesis y obviamente de la parroquia, se dio a la tarea, a partir de entonces, de organizar y ejecutar todas las actividades como parte de la celebración , que cada año se complica más.

En el 1985 se oficializa el monumento de Los Reyes como logo oficial de la Fiesta de Reyes de Juana Díaz, debidamente incorporado en el Departamento de Estado de Puerto Rico.  Y es precisamente, con el traslado del Monumento desde el Instituto de Cultura Puertorriqueña, donde se construyó, hasta nuestra ciudad, que nace la Caravana Nacional de Los Reyes de Juana Díaz.  El propósito misionero de La Caravana se ha cumplido a cabalidad.  Ese mensaje salvífico que representa ser la Epifanía del Señor o manifestación del Niño Dios a Los Reyes ha llegado, desde entonces, a todos los pueblos de Puerto Rico, en muchos de ellos, en varias ocasiones.

De hecho, esta celebración recibió una nueva bendición, un nuevo impulso en 1997, con la llegada del actual párroco y director espiritual, Mons. José lozano Guillén.  Su gran adhesión con la celebración lo ha llevado a imprimirle un gran entusiasmo a la feligresía a identificarse y participar.  Su identificación con Los Reyes ha sido extraordinaria, lo que le hizo merecedor del Premio Padre Valentín Echevarría en 2013.

La trayectoria de La Caravana Nacional ha trascendido más allá de lo imaginable, superando todas las expectativas.  No sólo se ha visitado todo Puerto Rico y múltiples de ellos en varias ocasiones, sino que la misión evangelizadora de Los Reyes ha llegado hasta tres continentes. Eso incluye: República Dominicana; Islas Vírgenes; Cuba, en dos ocasiones; a los Estados Unidos, a varios estados; a Venezuela; a México; a España; a la ciudad de Asís, en la tumba de San Francisco y el logro más significativo, al Vaticano, en Roma en 2004, en audiencia personal con el Santo Padre, hoy beato, Juan Pablo II.

Nuestra Fiesta de Reyes en general, el desfile en particular e inclusive la Casa Museo de Los Reyes, tienen sus respectivos reglamentos.  Esto le imparte formalidad y orden a todos los procesos.

Con respecto al desfile, para atemperarlo al Evangelio e impartirle mayor atracción, se le incorporó la participación de los profetas en el año 2000.  Esto le imprimió cronología y credibilidad bíblica.  Los profetas eran la voz de Dios, que por lo menos 750 a 800 años antes de Cristo, ya habían anunciado algunos acontecimientos: la encarnación, el nacimiento, la visita de los Reyes, la vida pública, su pasión, muerte y Resurrección.  Por lo tanto, la proclamación de las profecías, desde su inicio en su participación en la ceremonia en tarima y en el desfile causó una extraordinaria acogida.  Este evento cumplimentó muy acertadamente la celebración dándole un contexto histórico completo.

Prohibido olvidar a un sacerdote que atraido por un acto revelador, es y será el padre de esta tradicional y centenaria actividad.  Su nombre valentin echevarria.

Un poco de Historia


Parroquia San Ramón Nonato

Al sacerdote Nazario Vicente García se le debe el nombre que lleva nuestra parroquia San Ramón Nonato. Antes era parte de la parroquia de Coamo, bajo la advocación de la Virgen de la Candelaria. En el año 1874 queda construida tal y como la vemos hoy, no sin antes haber sufrido los embates de un fuerte temblor de tierra en el año 1867.

El primer bautismo realizado por el Padre Valentín fue a la niña Josefina María López el día 8 de noviembre de 1883.